viernes, 26 de febrero de 2010

EL COCHECITO LERÉ




Todos los platos que hacemos tienen su historia....algunos...los hacemos automáticamente, sin medidas, a ojo....suelen ser los más habituales, los guisos, las lentejas, etc., yo tengo tanto ojo, que hago seis platos, justos... a veces alguno de mis hijos quiere repetir y no queda nada en la olla....(aquí pega un emoticono sonrojándome, jejejeje), pero los platos especiales, esos que hacemos cuando tenemos invitados, esos que queremos que salgan perfectos....uf....algunos nos hacen sudar la gota gorda....

Yo hago éste comentario, porque éste pastel me hizo sudar la gota gorda, y no en sentido figurado...imaginad: finales de agosto, domingo por la tarde, después de almorzar y mientras los niños están tranquilamente en el salón con el aire acondicionado, yo me voy solita y relajada a la cocina, a intentar hacer un coche para el pastel de cumpleaños de mi hijo Alberto, que cumple 7 añitos, y me ha pedido un pastel de chocolate que tenga algún cochecito.....

Se me ocurrió hacer el coche tallandolo en un bizcocho de plum cake de los que venden hechos y me puse manos a la obra....puse el bizcocho en la rejilla, le fuí dando forma con un cuchillo y paciencia y cuando me gustó la forma, fundí chocolate y lo tapé por completo, con el chocolate aún caliente empecé a improvisar los adornos del coche con lo que tenía por los armarios...y al final quedó bastante resultón, así que dí por terminado el coche y lo dejé en la rejilla para que se secase un poco antes de meterlo en el frigorífico.....pero....la rejilla tiene tres patas finas y altas bastante inestables y solo un pequeño achuchón bastó para que el coche volara literalmente por los aires y terminara estrellado en el suelo, para mi desesperación....todo el trabajo por el suelo de mi cocina.

Al día siguiente volví a hacer el coche y el brownie que serviria de base para la tarta, mi intención era rellenarlo de nata montada y calarlo con almíbar; metí un litro de nata en el congelador para enfriarla y piqué en la thermomix unos hielos, pero....me esperaba otro contratiempo.....hice la mitad de la nata y no me montó bien, la reservé y volví a repetir la operación....y nada!!!!! no había manera, era tanto el calor que hacía que fué imposible montar la nata en condiciones....pero ya no tenía tiempo, así que ni lo calé, ni lo rellené, lo cubrí con la nata semimontada, bolitas de colores que se derretían y el coche que tampoco se terminaba de secar, en fín un desastre, pero los amiguitos de mi hijo quedaron encantados, el brownie estaba buenísimo y todos se peleaban por el coche, jejejej



INGREDIENTES


Bizcocho de limón y mantequilla (de los que vienen envueltos en papel opaco marca Eroski)
150 gr. de chocolate
un chorrito de nata
50 gr. de mantequilla

Para adornar

Un paquete de filipinos blancos y un paquete de negros
un paquete de mikados (para fijar los filipinos)
gominolas de colores
estrellitas y letras de colores
lápiz pastelero de vahiné (para perfilar los contornos)
un paquete de galletas mini-oreo (para hacer las ruedas, partirlas por la mitad y poner la parte del relleno hacia afuera)
1/2 litro de nata para montar
bolitas de colores

Para calar el bizcocho

un chorrito de agua
100 gr. de azúcar
un chorrito de licor o de esencia de limón

Hervir el agua con el licor para que se evapore el alcohol, añadir el azúcar y hervir hasta que espese un poco.


ELABORACION


Tallar en el bizcocho con un cuchillo corto un coche, vaciando progresivamente hasta darle la forma deseada.

Fundir el chocolate con la mantequilla y la nata hasta que estén completamente disueltos, dejar enfriar un poco

Colocamos el coche en una rejilla, ponemos debajo una bandeja o papel de horno para recoger el chocolate que nos pueda resbalar, untar generosamente el coche con el chocolate fundido y dejarlo secar un poco, antes de que esté completamente seco, pegar los adornos (las estrellitas, el retrovisor de gominola, los lacasitos que hacen de faros, y cuantas más cosas queráis añadir)

Pintar con el lápiz pastelero los contornos del coche y los detalles de las puertas, (podemos utilizar también para ésto chocolate blanco fundido o glasa con la técnica del cucurucho

Partir el brownie por la mitad, calar la parte de abajo con un almibar ligero y rellenarlo de nata montada, taparlo con la otra mitad y untar con nata montada toda la superficie hasta que esté totalmente cubierto.

Colocar el cochecito con cuidado sobre la tarta, pegarle las ruedas con un poco de chocolate fundido y colocar los pilipinos alrededor el pastel, ayudándonos de los palitos de mikado.


* Conclusión, con calor la nata y el chocolate son difíciles de manejar y varian sus propiedades.

* No pongáis una rejilla con patas largas encima de una encimera de granito...puede salir andando sola en cualquier momento....jejejej

* Los coches son peligrosos, sobre todo cuando hay que ponerlos encima de un pastel sin romperlos.....

* A veces cuando más empeño ponemos en que un pastel salga bién, más chuchurrío nos queda....pero los niños no se fijan en eso


Espero que os guste!!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me hacen mucha ilusión tus comentarios, siempre los leo aunque no pueda contestar a todos; pero si tienes alguna duda no dejes de preguntar, si puedo resolverla la contestaré gustosamente.
Este blog no participa en premios ni en memes, los agradezco de todo corazón pero me es imposible seguir la cadena.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails